El jardinero

El jardinero 2018-09-10T09:07:36+01:00

Project Description

Nuestros relatos

El jardinero

La revolución ha triunfado y Dmitri Métrov, el jardinero, prepara nuestro equipaje. Skriabin, el comisario bolchevique que controla este distrito, nos ha dado dos días para abandonar el palacio y con él las granjas, los cultivos, los melancólicos hayedos, la selva de abedules de troncos blancos y delgados. Anna prepara las maletas precipitadamente. ¿Cómo plegar en dos maletas tu vida, la vida de tu mujer, la vida de tu hija, y la memoria de todo lo que nos han arrebatado? Mientras tanto, la pequeña Nadenka llora sin descanso y no comprende nada, no comprende por qué debe abandonar su habitación y sus juguetes.

He oído decir que al sur, en las costas de Crimea, aún resisten ejércitos leales al zar. Pero realmente no sé cómo llegar a ese lugar: está a miles de kilómetros. No tengo un solo momento de debilidad o cobardía, pero confieso que me he sorprendido a mí mismo calculando cómo atravesar Rusia entera, infestada de bolcheviques, con una mujer, una niña y dos pesadas maletas, y calculando, a continuación, cómo hacerlo sin ellas.

No me atrevo a confiar en Dmitri. Le vi muy tranquilo, casi indiferente, cuando Skriabin invadió el salón con sus guardias rojos. El jardinero no ha tenido una sola palabra de rabia o de pesar desde que comenzó toda esta locura. Ahora nos ayuda con las maletas, incluso ha empaquetado para Nadenka sus dos o tres muñecas más queridas y pronto nos llevará hasta la estación de tren, pero desconfío de su laboriosidad y de su discreto silencio. La verdad es que Dmitri es un hombre muy viejo. Lo conocí cuando yo era aún un muchacho. Mi padre, un próspero industrial de San Petesburgo, había comprado esta finca al príncipe Shorokin, un débil aristócrata arruinado. Ahora regresa, de la bruma de mi memoria, el gesto neutro y eficaz de Dmitri Metrov, cuando ayudaba a unas niñas llorosas, las hijas del príncipe Shorokin, a empaquetar sus muñecas antes de llevarlas, en silencio, a la estación.

El autor

Pedro Ugarte

Bilbao, 1963. Se licenció en Derecho en la Universidad de Deusto, y trabaja como Responsable de Relaciones con los Medios de Comunicación en la Universidad del País Vasco.

Es autor de una amplia obra narrativa como Los traficantes de palabras, Manual para extranjeros, La isla de Komodo, Los cuerpos de las nadadoras (Finalista del Premio Herralde y Premio Euskadi de Literatura), Una ciudad del norte, Pactos secretos, Guerras privadas (Premio NH de Libros de Relatos), Casi inocentes (Premio Lengua de Trapo), Mañana será otro día, El mundo de los Cabezas Vacías y El país del dinero (V Premio Logroño de Novela).

Sus microrrelatos están reunidos en un solo volumen, La Expedición, que crece en distintas entregas.

Ha reeditado parte de sus artículos de prensa en El espía invitado y en 2009 recibió el Premio Julio Camba de Periodismo.