El espíritu del viejo almacén

El espíritu del viejo almacén 2018-09-10T09:08:38+01:00

Project Description

Nuestros relatos

El espíritu del viejo almacén

“El espíritu del viejo almacén” es el relato que da nombre a la asociación literaria “El Espíritu de la Alhóndiga”.

La culpa fue de mi cuñado. El muy cobarde, cuando el incendio del año diecinueve tuvo miedo de perder su empleo. Nunca dijo que yo estaba durmiendo en una de las cúpulas que dan a la plaza de Arrikibar. Se lo agradeceré eternamente.

La única muerte oficial fue la de un pobre bombero. Mis cenizas quedaron mezcladas con los restos del incendio. Nadie me enterró y mi espíritu se quedó aquí para siempre.

La suerte no está únicamente en nacer en el lugar y momento adecuados. La mayor fortuna es morir en un buen lugar y poder permanecer allí.

En los primeros tiempos, me dedicaba a asustar a los licoreros, que estaban en el tercer piso. Luego vino la guerra. Pasé mucho miedo cuando el Gobierno Vasco almacenó explosivos aquí, en las cúpulas.

Años después me enamoré. Ella solía sentarse en un banco de la plaza. Usaba unos sombreros preciosos. Un día de junio, dejó de venir.

Después de décadas de aburrimiento, soporté las obras de rehabilitación conpaciencia y mucha esperanza.Nunca habría soñado el destino que me esperaba.Yo no era más que un mulero de Baños de Rioja que traía los pellejos de vino al almacén de Bilbao.

La autora

Sol Aguirre

Sol Aguirre, nació en Bilbao.

Estudió Sociología en la Universidad de Deusto y posteriormente, Interiorismo en I.A.D.E.

Ejerce como diseñadora de interiores.

Desde hace años, escribe crónicas sobre la Historia de Bilbao que envía por internet a sus amigos y familia.

Fue una de las ganadoras de “Historias de San Mamés”, concurso organizado por el Athletic Club de Bilbao con motivo del centenario del estadio.

Algunos de sus relatos han sido incluídos en libros colectivos y en publicaciones de Entidades del Tercer Sector.

En la actualidad asiste a los talleres de escritura de la Asociación Literaria Espíritu de la Alhóndiga.